Concepto de analfabetismo

La palabra analfabetismo hace alusión a la persona que desconoce los caracteres alfabéticos, y por lo tanto no consigue leer y escribir, recibiendo el nombre de analfabeto, que tiene su origen etimológico en el vocablo latino “analphabetus”.

El analfabetismo es un flagelo, que según el “Informe Mundial de Educación” efectuado por la UNESCO en 1995 afecta a 885.000.000 de adultos, mientras que no asisten a establecimientos escolares 129.000.000 de niños en edad de hacerlo, con gran desigualdad entre los países, siendo directamente proporcional al índice de pobreza y al escaso grado de desarrollo, y a su vez no permite salir de la misma, produciéndose un círculo vicioso que se transmite a través de las generaciones. Está principalmente radicado el analfabetismo en el sur de Asia y en África subsahariana.

Ser analfabeto excluye de la cultura, de la posibilidad de progresar, de ser socialmente aceptado como miembro pleno, de acceder a los campos del saber cada más desarrollados, por lo tanto, atenta contra la igualdad de oportunidades.

Existe una forma de analfabetismo denominada funcional, que identifica a aquellos que si bien saben leer y escribir, no saben realizar una lectura comprensiva, interpretar un texto sencillo, redactar un texto coherente, por lo cual también verán relegadas sus expectativas a nivel laboral y social, pudiendo ser sujetos de engaños por parte de seres inescrupulosos que se aprovechen de su ignorancia.

La poca inversión en educación, políticas no inclusivas, o que extiendan la escolarización sin contar con los recursos necesarios para que no solo se involucre en la educación a todos los sectores, sino que se lo haga con calidad, contribuye a que subsista el analfabetismo en alguno de sus tipos.