Concepto de ángel

Del griego “ángelos” que a su vez tomó esta palabra del iranio, y de allí pasó al latín como “angelus”, fue usada siempre, incluso en hebreo, donde se los llama mal'ach, con el significado de mensajeros.

Esta teoría de los ángeles, como seres carentes de materialidad, pura espiritualidad, sin necesidades terrenales, y destinados a servir a Dios, quien los creo para su misión, como nexo con el mundo terreno, fue proclamada por los mazdeístas, religión que imperó en el imperio persa hacia el siglo VI antes de la era cristiana. Los babilonios y los asirios también creían en ángeles (keribus). Los romanos, a los espíritus protectores de los hombres los denominaron genios, y a los que cuidaban de las mujeres, junos.

La idea de la existencia de ángeles tuvo influencia entre los hebreos y luego se impuso en el cristianismo. El Corán también acepta la existencia de los ángeles. El arcángel Gabriel (ángel superior) fue el encargado de revelarle a Mahoma los secretos del Corán.

En general los ángeles son seres puros y perfectos según el cristianismo, aunque existen aquellos ángeles caídos, expulsados del edén como el caso de Lucifer. Los destinados a proteger a las personas se denominan ángeles guardianes, custodios o de la guarda.

Como se los considera seres puros, luminosos y libres de pecado, cuando fallece un niño se dice que murió un angelito. También se usa llamar ángel a alguna persona muy buena, dadivosa y comprensiva. Es usado además como nombre de varón, o en sus formas femenina como Ángela o Ángeles.

Si bien se los considera carentes de corporalidad, la ficción literaria, el cine, la televisión, el teatro y obras pictóricas o esculturas, los representan como personas con alas.