Concepto de antropocentrismo

La palabra antropocentrismo está formada por los siguientes términos de origen griego: άνθρωπος o “anthropos” que designa al ser humano, κέντρον o “kentron” (centro de un círculo) y el sufijo “ismo” que denota que se trata de una doctrina.

El antropocentrismo es una visión del mundo de tipo humanista, surgida en los albores de la modernidad que coloca al ser humano en el centro, que prioriza las necesidades materiales, culturales y espirituales de las personas físicas, tratando de satisfacerlas. Se contrapone a la concepción teocéntrica de la Edad Media, que colocaba a Dios como principio y fin de la existencia, negándole al ser humano otro propósito que no sea el de estar al servicio de Dios.

Concepto de antropocentrismo

Con el antropocentrismo el hombre no dejará de lado la religión, pero tampoco estará a su exclusivo servicio, sino que los placeres mundanos, la ciencia, las manifestaciones literarias, filosóficas y artísticas y los avances tecnológicos serán apreciados y no despreciados como hasta entonces. En lo artístico el antropocentrismo se expresó en el Renacimiento, con figuras de la talla de Leonardo, Miguel Ángel o Rafael.

El creciente poder de la burguesía fue lo que hizo posible esta nueva forma de pensar, y por ello se inició esta doctrina en donde el comercio era pujante, especialmente en el norte de Italia, en ciudades tales como Milán, Florencia, Venecia y Génova.

La cultura, de modo progresivo, fue sufriendo un proceso de laicización y se difundió de modo masivo desde la creación de la imprenta. Comenzaron a verse con simpatía el éxito social y las posiciones de poder.

El antropocentrismo privilegió al ser humano por sobre el resto de la naturaleza que se colocó a su servicio por su propia decisión, sin pensar en los graves riesgos que esto acarrearía en el futuro, relegando lo religioso al mundo extraterrenal. Lo terreno fue considerado privilegio del hombre, único ser racional, que debe disfrutar plenamente la estadía en este planeta.