Concepto de aprendizaje cooperativo

Cooperar proviene del vocablo latino “cooperatio”, integrada por “co” que significa unión y por “operatio” = trabajo, es por ello que el aprendizaje cooperativo es aquel que se alcanza a través de la labor conjunta, solidaria y participativa de los estudiantes; reunidos en grupos de entre tres y cinco miembros, estimulando no solo sus habilidades cognitivas sino también las sociales.

Debe existir una alta motivación, una guía del docente que estimule el aporte solidario de todos los integrantes del equipo, de acuerdo a las habilidades más destacadas de cada uno, valorando a cada uno en su individualidad, ya que el docente seleccionará alumnos con habilidades heterogéneas, pero en atención a la finalidad común. Por ejemplo, el alumno que tenga aptitud para el dibujo podrá ilustrar la tarea, el que tenga buena redacción, escribir el informe; el que posea don musical, acompañar la exposición con una música de fondo, los que tengan inteligencia kinestésica serán los encargados de la investigación, etcétera, debatiendo entre todos la integración del trabajo en una unidad, y colaborando con aquellos a los que se les ha asignado una tarea específica, por ejemplo, pueden sugerirse ideas al que va a dibujar o poner el fondo musical, buscar modelos, opinar para poder seleccionar entre diversas alternativas, discutir planes, contenidos y estrategias.

Concepto de aprendizaje cooperativo

Los alumnos pueden abandonar el equipo o despedir a un miembro, por motivos que justifiquen ante el maestro: ser el único que aporta al grupo, o no hacer nada por el fin común, respectivamente. Las reuniones pueden celebrarse durante la clase y/o extra clase.

No se trata de repartir tareas y que cada cual haga lo suyo para luego unirlos en el producto terminado, sino que todos se vean involucrados en cada una de las etapas y elementos de producción, para obtener el mejor resultado posible, y alcanzar conclusiones generales del grupo en conjunto.

El rol del maestro es fundamental, como guía, como árbitro en la resolución de conflicto, como mediador, como referente y como evaluador de procesos y de resultados.