Concepto de aqueos

La palabra aqueo se deriva etimológicamente del griego “Ἀχαιοί” de donde pasó al latín como “Achaeus”, y de allí a nuestro idioma, para designar a los habitantes prehelénicos de raza indoeuropea de una parte de Grecia, situada en el norte del Peloponeso, llamada Acaya. Allí arribaron en el año 1800 antes de la era cristiana, aproximadamente, desde los Balcanes al ser sorprendidos y obligados a emigrar con la última glaciación.

Los aqueos se decían descendientes de Aqueo, hijo de Juto, que buscó refugio en Atenas tras ser expulsado por sus hermanos de Tesalia, acusado de robo; y de Creúsa, hija del rey ateniense Erecteo.
Cuatrocientos años después de llegar a Acaya, lograron conquistar la isla de Creta. Su cultura se fusionó con la micénica y la minoica.

Concepto de aqueos

Tenían como casi todos los pueblos antiguos una organización social jerarquizada, integrada por los más valorados, que eran los sacerdotes y guerreros y el resto de la población constituida por los campesinos. Los enterramientos eran diferenciados según la posición social. Las familias se agrupaban en torno a un antepasado común que podía ser real o mítico, conformando las gens. El rey tenía la autoridad total, política, religiosa, militar y judicial.

En La Ilíada, Homero llama aqueos a los griegos, y dice que el tema a tratar es la cólera de Aquiles. Sitúa la obra en el sitio que los aqueos están realizando desde hace una década a la ciudad de Troya, a causa de que el hijo del rey troyano, llamado Paris, osó robarse a la esposa del rey de Esparta, de nombre Helena.

Aproximadamente en el año 1.100 antes de cristo por razones discutibles (invasión doria o desastres naturales) la civilización aquea se extinguió.