Concepto de autógrafo

El origen etimológico de la palabra autógrafo podemos hallarlo en la lengua griega, de αὐτόγραφος, de donde lo tomó el latín como “autogrăphus” . Procede de la unión de los términos “autos” que significa “por sí mismo” y “graphus” que puede traducirse como “escritura”.

Un autógrafo es un documento o texto manuscrito por el propio autor, como el caso de un testamento ológrafo donde de puño y letra el causante redacta su última voluntad o cartas escritas para comunicar información o sentimientos, como por ejemplo son autógrafas y sumamente valiosas desde el punto de vista histórico y científico, las cartas que se intercambiaron Yung y Freud entre los años 1906 y 1913, con datos y experiencias sobre el movimiento psicoanalítico.

Concepto de autógrafo

En la actualidad se designa como autógrafo la firma que se coloca como recuerdo a un admirador en algún soporte físico o virtual para que lo conserve como una especie de trofeo, por parte de personajes reconocidos públicamente del ámbito artístico, literario, científico, deportivo, etcétera. A veces solo tienen la firma del personaje venerado y en otros casos, puede estar acompañado de una dedicatoria personalizada. Si bien puede darse en todas las edades, este fanatismo que necesita tener algo personal de quien se idolatra, es más común durante la adolescencia, donde los jóvenes están en búsqueda de su identidad.

Ejemplos: “Le pedí un autógrafo a mi cantante favorito y como no tenía un papel me lo escribió en el brazo, ahora no quiero lavarlo para conservarlo por más tiempo”, “Tengo una colección de autógrafos de todos los integrantes de mi equipo favorito de fútbol, en una camiseta a la que guardo como un verdadero tesoro”, “Compré un libro de mi autor preferido en la presentación del mismo, y me lo dedicó con cariño; lo guardaré celosamente pues al estar autografiado se ha convertido en un ejemplar único” o “Las “fans” hicieron una larga fila para obtener un autógrafo de su admirada estrella de rock”.

Se han podido localizar firmas autografiadas del gran escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, que datan de entre los años 1582 y 1604, las que se han compilado para su publicación y han sido grafológicamente examinados para obtener datos de la personalidad de este autor, que resultó ser apasionado, inquieto y aventurero.