Concepto de bendición

La bendición (del vocablo latino “benedicere” y del griego “eu-logein”) que significa hablar bien o alabar a alguien, es una expresión que al ampliarse y adquirir sentido religioso, está destinada a otra persona o a varias con el objeto de augurarle buena ventura, atribuyéndose quien la otorga dones especiales para que esos deseos se cumplan. También suelen bendecirse objetos o lugares. Muchas veces se expresan remitiendo al favor de la divinidad, como cuando se expresa “Que Dios te bendiga”, otras veces es el sacerdote el que da la bendición, como instrumento de Dios en la Tierra, siendo un ejemplo de acto de fe.

En la tradición judeo-cristiana, la bendición es recíproca: de Dios hacia los hombres, dándoles amor y bienes materiales por sus buenas acciones, y de éstos hacia aquel agradeciéndole por las bendiciones dadas. Cristo bendijo el pan y el vino de la última cena y se los ofreció a sus discípulos como su carne y su sangre. También se acostumbra a bendecir la mesa, solicitando la bendición de Dios para que nunca falte en esa familia el alimento, y al mismo tiempo agradeciendo por tenerlo en el presente. El Nuevo Testamente bendice a los humildes a los que llama pobres en espíritu, a quienes les promete el paraíso.

En épocas no tan lejanas era costumbre pedir la bendición de padres u otros adultos familiares o amigos de la familia, a modo de saludo respetuoso.

Cuando alguien recibe un don especial, como inteligencia, salud, belleza, la llegada de un hijo sano, etcétera, se dice que ha recibido una bendición de Dios.