Concepto de boicot

La palabra boicot deriva del apellido del capitán irlandés Charles Cunningham Boycott, que vivió entre 1832 y 1897, y que se dedicaba a administrar tierras, y que al oponerse a los reclamos de mejoras en las condiciones laborales de los campesinos, como la rebaja de alquileres, fue objeto de represalias pacíficas de abstención por parte de sus vecinos, que no trabajaban para él, ni le prestaban ningún tipo de servicios, incluso los esenciales como venderle la comida, para obligarlo a ceder y aceptar las pretensiones que se le solicitaban, y que reincorpore a los miembros de la Liga que había despedido. Fue tanta la persecución que debió exiliarse en Inglaterra.

Es así que con boicot pasó a nombrarse toda acción negativa contra una persona, empresa o país, en general aplicada al ámbito económico, para lograr en el afectado un cambio de actitud o como castigo.

Si bien en general afecta el comercio puede aplicarse en múltiples contextos sociales, por ejemplo “los estudiantes se negaron a entrar al colegio. El boicot se motivó por la suspensión injusta a una compañera”.

Estos casos de boicot con una finalidad ética son muy comunes, como el que hacen los vegetarianos que se niegan a consumir carne.

Hay casos famosos de boicot entre países (político) a los largo de la historia, como el de Ganghi, que boicoteó en 1915 la compra de productos de origen británico. Estados Unidos mantiene desde alrededor de cincuenta años un boicot contra Cuba, que actualmente la Asamblea de las Naciones Unidas le exige levantar.