Concepto de burla

Burla procede según la RAE, en su etimología, del vocablo latino “burrula”, que es un diminutivo de “burra”, lana barata que se usaba para rellenar muñecos, que a su vez, en el latín vulgar se derivó a “burrae” con el significado de “necedades” o “tonterías”.

La burla es el resultado de ridiculizar a alguien a través de palabras, gestos o acciones, con el objetivo de lograr que el afectado se sienta incómodo y menospreciado. La palabra burla se usa en ciertos casos como sinónimo de broma, aunque en realidad las bromas, si no son “pesadas” se hacen en general para divertirse y el propio sujeto pasivo puede sentirse capaz de compartirla, por ejemplo, si a alguien le hacen un regalo, y cuando abre la caja de gran tamaño, encuentra en ella, muchas cajas superpuestas, hasta que en la última de tamaño muy pequeño no encuentra nada, o algo de ínfimo valor o de contenido gracioso, que podría ser, en caso de un regalo de bodas, un par de guantes de goma para lavar los platos; o si la ocasión fuera el nacimiento de un nieto, un babero para la abuela. La burla, sin embargo, siempre ofende, denigra e intenta bajar la autoestima. Es una burla y no una broma reírse de alguien porque tiene algún defecto físico o mental, porque es indigente, por su color, por su raza, por su forma de vestir, de expresarse, o por sus ideas políticas, filosóficas o religiosas.

Concepto de burla

Además, las bromas no se hacen con muecas o ademanes, las burlas sí. La bromas mueven a la risa sin crear víctimas, las burlas duelen, promueven el bullying, la discriminación y la violencia.

También se usa burla en el sentido de la acción de quien evade a la justicia y el cumplimiento de sus responsabilidades, por ejemplo: “El asesino escapó burlando el cordón policial”.