Concepto de burocracia

El término burocracia, del francés “bureaucratie” es resultado de la acuñación que realizó en el año 1745, Vicent de Gournay, y procede de la unión del vocablo francés “bureau” que se traduce como “escritorio” más el griego “kratos” con el significado de “gobierno”, o sea que con burocracia se designa al gobierno ejercido desde un escritorio o el gobierno de los funcionarios públicos. Más tarde con burocracia se nombró a los trabajadores de cualquier organización de gran tamaño.

Concepto de burocracia

En sentido peyorativo, la burocracia se asocia con papeleo y trámites inútiles, que hacen engorrosos o dificultan cualquier petición o reclamo. Honoré de Balzac, novelista francés (1799-1850) decía que se trataba de un “poder gigante que ejercen pigmeos”. En este sentido se podría citar como ejemplo: “Para postularme en el empleo público me hicieron llenar un montón de formularios que seguramente nadie leerá, preguntándome lo mismo de muchas maneras diferentes, y debiendo dejarlos en diferentes oficinas, donde me colocaban firmas y sellos, en una interminable e inútil cadena burocrática”

El sociólogo Max Weber (1864-1920) consideró que toda organización de tamaño considerable no podía prescindir de una organización burocrática, y que si bien existieron en las sociedades tradicionales, su desarrollo pleno lo alcanzaron en las sociedades modernas capitalistas, siendo no solo necesarias sino inevitables, y poseen un grado alto de racionalidad, para lograr eficiencia y poder así satisfacer las necesidades humanas.

Para Max Weber una burocracia ideal debía contener entre sus características una organización jerárquica, reglas escritas que fijen con claridad los derechos y deberes de los funcionarios, funcionarios asalariados y de carrera, con separación entre su vida privada y la función, y con de recursos diferenciados, ya que los funcionarios no son dueños de los objetos materiales con los que cumplen su labor.