Concepto de cadena de valor

Una cadena supone un enlace entre distintos elementos que así obtienen conexión entre ellos, para el logro de un fin. Así, existen cadenas para pasear a los perros, cadenas con objetivo de ornamentación, cadenas de correos electrónicos, todas como creación humana, y otras cadenas de tipo natural, como la cadena alimentaria.

Entre las cadenas culturales (de creación de los hombres) podemos mencionar a la cadena de valor, herramienta que reconoce como creador al economista norteamericano Michael Porter, nacido en 1947, cuyo objetivo es planificar estratégicamente el desarrollo de una empresa, generando la mayor cantidad de ganancias al menor costo posible, con ventajas competitivas para la empresa en cuestión; procediendo a analizar, sus aspectos internos, a los que clasifica en actividades primarias, a las que también se conoce como actividades de línea; y las actividades secundarias (que son las de soporte de las primeras) como si cada una fuera un eslabón de una cadena que va agregando valor al producto que saldrá al mercado.

Las actividades primarias son las que hacen al producto en sí y su comercialización; integrado por 1. La logística interna, referido a las materias primas; la producción o elaboración de esas materias primas para la fabricación de la manufactura; 2. La logística externa, que nace para almacenar y comercializar el producto terminado; 3. La publicidad para maximizar la venta del producto, que comprende todas las operaciones de marketing, y por último 4. El servicio de post venta, que se materializa con el funcionamiento de las garantías.

Estas actividades primarias reciben apoyo en las secundarias, que están integradas por la infraestructura empresarial, que maneja la planificación y el sector contable; el sector de recursos humanos, que contrata personal idóneo, lo controla y estimula; y la investigación y desarrollo tecnológico, que mantiene actualizada a la empresa en cuanto a la competitividad en este rubro.