Concepto de calle

La palabra calle deriva del latín “callis” con el significado de vereda, designando el espacio público por el que circulan las personas en las ciudades, a pie o a bordo de algún otro medio de locomoción (bicicletas, motocicletas, automóviles, taxis o transportes públicos de pasajeros) para dirigirse a distintos puntos, existiendo edificios, públicos privados a ambos lados. Por debajo de ellas se extienden varios servicios como el de agua, luz, alcantarillado.

Las calles se conforman por una acera a cada lado, más altas, y una calzada central, más baja, habilitada para el tránsito vehicular. Los peatones deben circular por las aceras, que en general presentan un cordón arbolado, y si desean cruzar de una hacia otra, deben hacerlo por las sendas peatonales, ubicadas en las esquinas, donde se interrumpe la acera y la hilera de casas.

Existen algunas calles céntricas, donde no circulan vehículos, por lo cual no hay diferenciación entre aceras y calzadas, con el fin de que los paseantes puedan disfrutar de sus paseos de compras sin preocuparse por cruzar de una a otra acera. Las calles se señalizan con nombres de acontecimientos históricos o personas célebres, y a veces se acompañan de números.

Las expresiones “chicos de la calle” o “personas en situación de calle” alude a aquellos niños en el primer caso, o seres humanos en general, que no disponen de un lugar donde vivir, y deben resguardarse en cualquier sitio (estaciones de trenes o colectivos, plazas, entradas de iglesias u hospitales) para poder pernoctar o guarecerse de las inclemencias del tiempo.

La cueca “calle angosta” fue compuesta por José Zabala, dedicada a una calle de esa característica, por contar con una sola vereda, según nos dice la letra, ubicada en la ciudad de Villa Mercedes, en la provincia de San Luis (Argentina).