Concepto de campaña

La palabra campaña deriva en su etimología del vocablo latino “campanea”, que procede de “campus”, y designa a un área de terreno libre de grandes plantaciones, de fácil acceso, y sin construcciones. Ejemplo: “en la campaña florida, sentí que mi corazón al fin era libre”. Las carpas que se usan para habitar en esos sitios se llaman tiendas de campaña. Ejemplo: “Alberto y su familia partieron a la aventura, portando solamente una tienda de campaña, y unas pocas prendas de vestir”.

Concepto de campaña

En otro sentido, una campaña designa una serie de actos coordinados en forma sistemática, dentro de un plan estratégico, para alcanzar un objetivo. Los distintos actos deben formar un todo en su conjunto, o sea, tener una unidad, estar conectados entre sí, con ciertas similitudes y dentro de un tiempo, que puede ser corto o relativamente largo.

El fin puede ser militar, como el caso de la campaña de Napoleón en Rusia, o la campaña del Cruce de los Andes que realizó San Martín; o puede ser política como la que hacen los candidatos a cargos electivos para ganarse la confianza y votos de sus electores, o de salud, como las campañas preventivas de la drogadicción, el tabaquismo, o las que incentivan la vacunación. Las campañas publicitarias se hacen con el fin de promover la venta de un producto o servicio.

Para realizar campañas se necesitan recursos, económicos y humanos. Cuando son públicas, los recursos provienen del Estado, y si son privadas, de los particulares.

Con respecto a las campañas electorales, la ley de financiamiento de los partidos políticos, número 26.215 (Argentina) regula el origen de los fondos de los partidos políticos, que se integra con capital de aporte estatal y privado. Las contribuciones privadas no pueden ser recibidas bajo anonimato, o comprometerse el partido a no divulgar la identidad del donante; ni proceder de quienes se dediquen a la explotación de juegos de azar, ni de personas públicas o gobiernos extranjeros, entre otras prohibiciones.