Concepto de canon

La palabra canon significa “vara”, instrumento usado para medir, por lo cual se aplica para designar montos a pagar, por ejemplo: “se ha establecido un canon para el uso de las tierras públicas”. Esto por ejemplo, se empleó en la Antigua Roma, en el contrato de enfiteusis en el que se debía pagar un canon anual, que se llamaba “vectigal” que se traducía en griego como plantación. De allí también pasó a significar: “regla impuesta o medida correcta” y es un término latino, tomado a su vez, del griego “kanon”.

Estas reglas correctas, en Derecho Canónico son establecidas como verdades dogmáticas por los concilios eclesiásticos. La ley Canónica fija las condiciones de existencia de la iglesia y su relación con los fieles, estando recopiladas en el Código de Derecho Canónico; aludiendo también con “canon” a la oración en la Eucaristía. Se llaman también canónicos los libros que son reconocidos como parte de la Biblia, excluyendo los apócrifos; y canónigos, es además, es el nombre con que son designados los integrantes del clero. En este mismo sentido religioso, cuando se habla de canonizar a una persona, se alude a que se convertirá en santa.

En sentido amplio cuando hablamos de canon nos referimos a un modelo ideal a seguir, por ejemplo en el arte o en la literatura: “para clasificar una obra como perteneciente a un movimiento artístico debe ceñirse a ciertos cánones”. En Música se denomina canon, cuando a una primera voz, que hace lo que se llama “propuesta”, le siguen otras voces de “respuesta” que repiten la propuesta. Alcanzó gran desarrollo con la obra de Johann Sebastian Bach (1685 – 1750).