Concepto de casta

Del latín “castus”, la palabra casta significa pureza. La casta Lucrecia es el símbolo de la pureza de una mujer, esposa de Colatino, sobrino del rey, que prefirió suicidarse antes de continuar con su vida, que se tornó indecorosa, luego de la violación que sufrió por parte del primo de su esposo, hijo del rey Tarquino el Soberbio, siendo el hecho desencadenante para que la nobleza hiciera una revolución contra la Monarquía e instaurara en Roma, una República.

Se alude también con casta a la pureza de un linaje. Para los hindúes, casta se traduce como color, e implica dividir rígidamente la sociedad en estratos (cuatro grupos básicos y sus subdivisiones) de diferente importancia (varnas) en cuanto a sus derechos y funciones sociales, con reglas peculiares para cada una, no pudiendo mezclarse entre ellas por casamientos, transmitiéndose la pertenencia a una casta por herencia.

Las cuatro castas originales concentraban en orden de importancia, a los sacerdotes, a los guerreros, a los comerciantes y artesanos y a los esclavos. También estaban los sin castas, conocidos como intocables.

En América, luego de la conquista española, se clasificó a las personas según su raza, en blancos (europeos y criollos) negros e indios, también con diferenciación en cuanto a sus derechos, siendo los blancos europeos los privilegiados. A su vez, las cruzas entre estas razas puras determinaba el nacimiento de castas como la de los mestizos (nacimientos de uniones entre blancos e indias), zambos (entre negros e indias) o viceversa) y mulatos (entre blancos y negras).