Concepto de castidad

Castidad hace alusión a la calidad de casto, adjetivo que se originó en el latín “castitatis” con el significado de “pureza” o “virtud”, primero usada en sentido general y luego aplicado a aquel que mantiene su virginidad, la que debe perdurar según la religión cristiana hasta el matrimonio, especialmente para la mujer, y dentro del matrimonio, como castidad imperfecta solo se permiten las relaciones sexuales entre los esposos.

En la antigua Roma existió (o tal vez solo fuera una leyenda) una mujer a la que el historiador Tito Livio, en su libro “Ad urbe” nos hizo conocer, llamándola la casta Lucrecia, mujer casada que se suicidó al ser sometida sexualmente por Sexto Tarquino, hijo del rey de Roma, Tarquino el Soberbio, y que se cuenta como la causa de la caída de la Monarquía, ya que tras el hecho, el violador fue asesinado y el rey desterrado. Lucrecia prefirió morir para salvar su honra mancillada, lo que muestra el gran valor de la castidad y de la fidelidad conyugal (aún cuando la relación fue forzada) en la cultura de la época.

Concepto de castidad

Según el cristianismo el placer sexual debe ser controlado de modo racional, para renunciar a las relaciones sexuales fuera de matrimonio y tenerlas solo dentro de él con fines reproductivos, a través, según Santo Tomás, de la templanza como virtud.

Los religiosos católicos, femeninos y masculinos, realizan votos de castidad, renunciando a su sexualidad, ayudados por la gracia de Dios, para estar dedicados íntegramente a cumplir el plan divino, inspirados en el modelo de castidad que dejó Cristo en su paso por la Tierra. Entre los judíos la sexualidad no debe se practicada fuera del matrimonio, pero en él, está bien vista y es bendecida por Dios y por ello los rabinos pueden casarse. El adulterio es condenado.

Para los judíos y católicos quienes tienen orientación homosexual, deben mantenerse alejados de sus inclinaciones y abstenerse de practicar sexo. Los judíos tampoco aceptan las prácticas homosexuales. Los musulmanes las castigan duramente.