Concepto de centauro

La palabra centauro es de origen griego. Su etimología es dudosa. Podría proceder de Κένταυρος o “kentauros”, vocablo integrado por el verbo “kentein” con el significado de punzar, y por “tauros” traducido como “toro”, aludiendo a una tribu guerrera, domadora de toros y caballos, que montada en sus caballos vivían de modo salvaje, y de la que tenemos referencia a través de los relatos homéricos. Los centauros son seres mitológicos, representados en su mitad superior (torso, cabeza y brazos) como humanos y como caballos en su parte inferior (parte inferior del lomo y patas).

Concepto de centauro

Cuenta el mito que los centauros, eran monstruos que moraban en Tesalla, en su zona montañosa, y su ascendiente común era Kentauros, (hijo del rey Ixión y de la diosa de las nubes, Néfele, constuida por Zeus con el rostro de Hera, a la que Ixión había intentado seducir, pero con el aspecto de una yegua, animal que su suegro había tomado de su propiedad para cobrarse la dote que no le había proporcionado y que le costó la vida, ya que Ixión lo asesinó). Si bien los centauros y los lápitas, habitantes del valle de Tempe, tuvieron un origen común, luego se distanciaron a causa de que borrachos los centauros, en la boda de Pirítoo, rey de los lápidas, que gentilmente los había invitado, raptaron a su flamante esposa Hipodamía y a otros jóvenes (hombres y mujeres) lo que desencadenó una sangrienta guerra, donde los centauros fueron derrotados. Los lápitas fueron ayudados por los dioses que condenaron el salvajismo con el que actuaron los centauros.

Como excepción a este carácter indomable de los centauros tenemos a Quirón, sabio y respetuoso, maestro de las bellas artes y de la medicina.

Los centauros han sido caracterizados comos seres incivilizados, fuertes, apasionados, y dotados de capacidad para la adivinación. Con el tiempo han aparecido como personajes de ficción.