Concepto de cima

La palabra cima nos remite etimológicamente al indoeuropeo “keu” de donde la tomó el idioma griego, teniendo “kyma” el significado de “hinchado”. De allí pasó al latín, como “cyma” y luego a nuestro idioma, designando la parte más alta de las montañas o de cualquier elevación que pueda presentar un terreno. Es sinónimo de cumbre. Sin embargo cuando hablamos de cima, en general lo hacemos en relación a otros picos montañosos aledaños, de los cuales la cima es el más elevado. La cima montañosa de mayor altura en el mundo es el Monte Everest en el Himalaya (Asia) con 8.846 metros, siendo la frontera natural que separa a China de Nepal. En América, la cima más alta, el Aconcagua, ubicada en la República Argentina, más precisamente en la provincia de Mendoza, ostenta una altura de 6.964 metros aproximados.

Concepto de cima

Hacer cumbre, para los que practican alpinismo es llegar a ese punto más alto de las montañas, su cima.

Por extensión, en el mismo sentido de llegar a lo más alto de algo, se aplica a otras situaciones, por ejemplo: “estoy en la cima de mi vida o de mi carrera” o “siempre me frustro antes de llegar a la cima de mis sueños” o “el faraón ocupaba la cima del gobierno egipcio”.

Curiosamente el antónimo de “cima”, es “sima”, lugar de profundidad importante.

Se usa también la palabra cima en el ámbito de la Botánica, designando a cierto tipo de flores, cerradas. Son las cimas dicotómicas, donde la flor es la coronación, o sea está ubicada en lo alto de un tallo central de crecimiento limitado, pudiendo tener varios ejes o pedicelos, que terminan en flor, que salen abajo del eje principal, ramificándose. Ejemplos: la cima unípara o monocasio y la cima bípara o dicasio.