Concepto de club

El vocablo inglés club significa garrote y a su vez deriva de la palabra germánica “Klumba”, con el mismo significado. En el siglo XVII se empezó a usar esta palabra para designar el conjunto de personas que forman parte de la porción gruesa del garrote, haciendo alusión a que todas ellas están unidas por un interés común, que por supuesto no es darle a alguien con el palo por la cabeza.

Importa por lo tanto un club un conjunto de personas que se agrupan voluntariamente con fines, gustos o ideas parecidos, especialmente de índole cultural, recreativa o deportivo. Existen clubes de lectura, de fútbol, de básquet, de tenis, de vinos, de bailes, campestres, etcétera. El ánimo de lucro no es su fin, aunque puede obtenerse ganancias, como ocurre con los clubes de fútbol. Para mantenerse el edificio y sus servicios suele cobrarse una cuota a los socios.

Puede también ser constituido con fines políticos, muchas veces operando en la clandestinidad. Así ocurrió por ejemplo durante la Revolución Francesa donde los conspiradores se reunían en el club de los girondinos y en el de los jacobinos, ambos contrarios al absolutismo monárquico y a la nobleza, pero el último con ideas más radicales.

Designa también a la estructura física que conforma la sede de la institución donde se efectúan dichas actividades.

También con club puede hacerse referencia a la hilera de butacas que en los teatros están más próximas al escenario.

Club nocturno son los bares que funcionan a altas horas de la noche para beber y bailar.