Concepto de colaboración

La palabra colaboración alude tanto a la acción como al efecto de colaborar, unión del prefijo latino que denota unión “co” y el verbo “laborare” en el sentido de labor o trabajo. La colaboración es entonces trabajar en conjunto, aunando esfuerzos para conseguir un objetivo. Es ayudar, poniendo un granito de arena a la acción compartida. Por ejemplo: “Colaboré con dinero para que los inundados puedan tener cubiertas sus necesidades básicas en estos tiempos difíciles”, “Me pidieron que colaborara con el centro de salud, comprando un número de rifa” o “He colaborado con la tarea de mi hija consiguiéndole información”.

Concepto de colaboración

En el ámbito religioso, los fieles son llamados a colaborar en el plan divino del Creador, ayudando a los necesitados, amando al prójimo, soportando con entereza las adversidades y confiando ciegamente en Él.

En los colegios, suelen realizarse trabajos grupales colaborativos para que los niños aprendan a trabajar en conjunto, aportando cada uno lo mejor de sí para obtener un resultado exitoso, valorando su tarea y la de los otros.

Muchas veces las fuerzas policiales nacionales e internaciones colaboran para capturar a algún criminal peligroso.

Los voluntariados, son cargos que ocupan las personas solidarias sin recibir a cambio ninguna remuneración, con el fin de colaborar con instituciones benéficas, hospitales, orfanatos, asilos, etcétera.

En un periódico o revista, son colaboradores los que publican noticias o artículos de modo desinteresado.

Las colaboraciones no siempre tienen un fin loable, pues a veces son inoportunas o tienen fines innobles o ilegales: “La colaboración de tu tía no fue de gran ayuda, solo quiso entrometerse en nuestros asuntos”, “Detuvieron a varias personas que colaboraron en la fuga de los delincuentes” o “Me arrepiento de haber colaborado con la mentira de mi hermana, no debí decir a su marido que estaba conmigo cuando en realidad estaba con otro hombre”.