Concepto de conciencia social

En el sentido que aquí nos ocupa, la conciencia social es un proceso cognitivo de atención, reflexión y análisis de lo que pasa a nuestro alrededor, para preocuparnos por los problemas que afligen a las personas que comparten la época histórica que nos toca vivir, y tratar de alguna manera de remediarlos, con actitud cooperativa y desinteresada. No sólo puede consistir en donaciones económicas para quienes menos tienen; sino también puede mostrar conciencia social un maestro que se queda después de hora sin cobrar, explicando temas a los alumnos que no entendieron y que no tienen dinero para pagar un maestro particular, o un médico que presta su asistencia en lugares carenciados, o quienes visitan con fines de compañía un hogar de ancianos, o les leen cuentos o sacan a pasear a niños sin hogar, entre otras múltiples acciones solidarias.

Implica ponerse en el lugar del otro (empatía) y considerar que las necesidades ajenas son nuestro problema, superando el egoísmo y el individualismo tan característico de las sociedades modernas.

La conciencia es el juez interior natural que en cada ser humano le indica qué circunstancias o acciones pueden ser calificadas como buenas o malas, orientando a cada uno en el camino correcto, si la conciencia moral ha sido bien formada en los primeros años de la vida. Cuando la conciencia se ha estructurado en torno a valores positivos, se crea una cosmovisión que le permite a las personas tomar una actitud positiva frente a las adversidades de su entorno, y mostrarse comprensivo y con actitud colaborativa, para sentirnos parte creativa del mejoramiento social.