Concepto de contabilidad

Es la disciplina que se ocupa de la clasificación, registro, presentación e interpretación de datos de carácter patrimonial, en términos monetarios, para obtener información histórica, actual, y permitir la formulación de predicciones, sobre una hacienda pública o privada.

La actividad de las haciendas con impacto económico, como cuando las empresas compran, transforman, venden, cobran y vuelven a comprar, merece ser registrada mediante la contabilidad, con el fin de ser analizadas e interpretadas, justificando así los cambios patrimoniales registrados. Analizando la contabilidad veremos si la empresa progresa en su rendimiento económico o si fracasa, y si se justifican cambios de rumbos o nuevas inversiones.

No es una ciencia exacta, y se relaciona con otras ciencias, como la economía política, que estudia la riqueza en general estableciendo leyes para la producción, distribución y consumo, aplicando estas leyes la contabilidad a entes particulares; la estadística, que le proporciona diagramas y gráficos, para visualizar los registros contables; las finanzas; la matemática, que le ofrece sus cálculos y números; la tecnología; el derecho público y privado, que legisla sobre las personas y sus relaciones contractuales, que serán registradas en los asientos contables.

La contabilidad predictiva es la que se realiza antes de que los hechos ocurran, en base a presupuestos, a fin de verificar si sus consecuencias económicas son o no deseables.

Las cuentas, objeto de registración, representan objetos homogéneos que muestran sus variaciones cuantitativas, y sus saldos.

La contabilidad manual, ha sido reemplazada por la computarizada mucho más ágil y eficiente.

La contabilidad puede ser privada, perteneciente a particulares, o pública, de organismos del estado. A su vez la contabilidad privada puede ser comercial, que registra las operaciones de compra y venta de mercaderías; de costos, donde constan los procedimientos y las operaciones que influyen en el valor de costo del producto, y se aplica en los sectores industriales, de servicios y mineros, que requieren un proceso de elaboración o extracción; la contabilidad bancaria, que es la que usan los bancos para registrar los depósitos o extracciones de dinero de sus clientes, o los créditos a ellos otorgados, y sus correspondientes pagos.