Concepto de cortesía

La palabra cortesía, que se refiere a ciertas prácticas y reglas convencionales de buena educación y etiqueta, se asocia con el término “corte” que proviene del latín “cohortis” palabra integrada por el prefijo “co” que indica unión y por “hortis” = huerto o lugar cercado donde se contenía a los animales, de donde se extendió su uso a cualquier patio y aún se usó en el ámbito militar para designar a las tropas que respondan a un jefe. En el caso del palacio real se refirió al grupo de personas que rodeaban al monarca colaborando con él. Estos cortesanos del palacio medieval tenían modales refinados y estaban habituados a lisonjear y ser galantes.

Concepto de cortesía

Actualmente, a través de la cortesía se trata de que las personas logren una convivencia armónica y pacífica, demostrando su afecto y amabilidad de modo sutil y expresando sus disidencias de forma respetuosa. Como son reglas sociales, varían entre las diferentes culturas, pero siempre es lo opuesto a lo que se considera grosero e irritante.

Existen frases de cortesía usadas con frecuencia, como pedir permiso, por favor o perdón. En otros casos, la cortesía se manifiesta a través de gestos y actitudes: saludar, besar la mano de la dama, hacer un obsequio, acompañar e informar a un turista, realizar una invitación, despedirse afectuosamente al término de una misiva, etcétera. Existen además reglas de cortesía que indican cómo debe servirse una mesa y la forma de comer y beber: no hablar mientras se come, no hacer ruidos cuando se beben líquidos, colocar la servilleta sobre la falda, no apoyar los codos en la mesa, etcétera.

Ejemplos de uso: “Martín tuvo la cortesía de acompañarme hasta mi casa luego de la cena”, “En el salón de fiestas, nos sirvieron un postre especial, como cortesía de la casa” o “Debes aprender ciertas normas de cortesía para asistir a esa reunión de personalidades destacadas, ya que ni siquiera sabes como tomar los cubiertos en forma correcta”.