Concepto de cosificación

Como todos sabemos, los seres que podemos hallar en el mundo se dividen en animados y en inanimados; siendo estos últimos caracterizados por ser inertes, y carecer de sensibilidad. Cuando a un ser vivo, lo tratamos como una cosa, despreciando e ignorando sus sentimientos y emociones, decimos que lo estamos cosificando. Si bien puede ocurrir esto, siendo el sujeto pasivo un vegetal o un animal; en general se aplica cuando se hiere la dignidad, pensamientos y emociones del ser humano.

Entre los representantes de la Escuela de Frankfurt, por ejemplo Theodor Adorno, se prefiere usar la palabra reificación, atendiendo a que “res” en latín significa cosa; designando el modo en el que la sociedad capitalista, objeto de sus críticas, considera cosas a los productos de las creaciones y relaciones humanas, como ocurre con el trabajo.

Concepto de cosificación

En la actualidad se utiliza mucho hablar de la cosificación de las mujeres, a quienes se las toma como un objeto destinado a la satisfacción de los deseos sexuales masculinos, exigiendo que estén delgadas aún a costa de su salud, que se muestren con ropas sugestivas, que deban practicarse tratamientos y hasta cirugías para mejorar su aspecto físico, que se expongan a la mirada pública con poca o ninguna vestimenta, etcétera. Esto ocurre sobre todo con algunas modelos de televisión, con las bailarinas de cabaret, con quienes se retratan con fines pornográficos, etcétera. Se las aprecia en cuanto tienen un físico exuberante, se mueven con gracia, muestran de modo atrevido sus atributos estéticos; pero no se las considera a la hora de pedirles opiniones; como si no fueran más que caras y cuerpos bonitos, vacíos de espíritu e intelectualidad.

Los medios masivos de comunicación al resaltar la importancia en la sociedad actual de lo físico, según modelos preestablecidos de modo arbitrario, contribuye al aumento de la cosificación femenina, lo que se va extendiendo paulatinamente también a los varones.