Concepto de decencia

La palabra decencia, del latín “decentia” es un sustantivo abstracto, originado en el latín “decens” con el significado de adecuado o apropiado. Quien comete en general faltas morales, o delitos, hace algo condenable, y por ende, indecente, como matar, robar, mentir o estafar.

La decencia es un valor humano, que está muy vinculado con lo que la sociedad percibe como digno y correcto, y que por lo tanto puede variar entre una y otra cultura, por ejemplo, en occidente no es decente que un hombre tenga varias mujeres, pero en otras, como por ejemplo en Senegal, un hombre puede llegar a tener decente y legalmente, hasta cuatro esposas.

Concepto de decencia

También dentro de una misma cultura el concepto evoluciona, ya que tener relaciones antes del matrimonio, bajo la influencia religiosa era considerado indecente en muchas sociedades occidentales hasta no hace demasiado tiempo, y actualmente a pocos laicos se les ocurriría llamar indecentes a novios estables que tienen relaciones sexuales antes de casarse. Las propuestas indecentes son aquellas que se basan en pedidos sexuales o alejados de la moral. “propuesta indecente” es el título de una canción del estadounidense Romeo Santos, cuya letra se basa en proponer a una mujer, comprometida con otro hombre, una aventura amorosa, seducirla y hacerla vivir una relación pasajera y peligrosa.

La decencia abarca especialmente como dijimos, lo relacionado con el cuerpo, su exhibición y la conducta sexual, relacionándolo con todo lo considerado correcto, como vestirse con pulcritud y sin mostrar demasiado las partes íntimas del cuerpo, aunque también aquí resulta un concepto aleatorio, ya que ir a una reunión social en traje de baño sería indecente, pero no lo es, si se asiste a una playa, aunque las ropas sean idénticas.

Ejemplos de uso, relacionando la decencia con hechos alejados de la connotación sexual: “El político no tuvo la decencia de presentarse ante la ciudadanía y admitir su derrota electoral”, “Mi vecino dista mucho de ser un hombre decente, su dinero lo ha ganado de modo deshonesto y sus días están inmersos en la droga y el alcohol” o “Quiero para mis hijos una vida de decencia, y para ellos quiero brindarles mi ejemplo de hombre trabajador y honrado”.