Concepto de Defensa Civil

La defensa civil constituye un sistema preventivo, defensivo y restaurador de zonas en riesgo o peligro de catástrofes, o que ya las han padecido. Su función es contener a la población, asesorarla, prevenirla, ayudarla a reponerse de las pérdidas sufridas, coordinar y fijar acciones, para proteger sus personas y sus bienes ante situaciones de emergencia, ocasionadas por la naturaleza o por el hombre mismo, para que si no resulta posible evitarlas, causen el mínimo daño posible y se logre una recuperación rápida y eficaz, distribuyendo racionalmente los medios materiales, humanos y tecnológicos disponibles, para que la normalidad pueda restablecerse lo antes posible.

Concepto de defensa civil

La mayoría de los países cuentan con este organismo, creado bajo prescripción legal, bajo la órbita gubernamental, y como servicio del Estado, uniendo al trabajo público la colaboración del sector privado, atento al fin político esencial de propender al bien general, que nació ante el flagelo de las guerras mundiales y sus terribles consecuencias.

El campo de la defensa civil fue extendiéndose, ocupándose de las emergencias que pudieran surgir en tiempos de paz, y que afecten colectivamente a la población. Entre las situaciones de emergencia que hace necesaria la intervención de Defensa Civil podemos citar a modo de ejemplos: guerras, terremotos, inundaciones, huracanes, olas de frío o de calor, derrumbes, incendios, erupciones volcánicas, tsunamis, accidentes viales, terrestres, marítimos o aéreos que afecten a un conjunto de personas, etcétera, que hacen que la solidaridad, la cooperación y la asistencia material y psicológica, como rasgos típicamente humanos se encuentren presentes.

Entre los principales organismos de la defensa civil podemos citar a la Cruz Roja y a los Bomberos.