Concepto de desocupación

La palabra desocupación alude al caso de aquella persona perteneciente a la población económicamente activa que se encuentra sin ocupar un puesto en el mercado de trabajo.

Esto ocasiona graves consecuencias a nivel personal y social, ya que quienes están en esta situación, carecen de salario, y por lo tanto no pueden satisfacer sus necesidades o deben recurrir a otras personas para su sustento, lo cual genera gran frustración y un menoscabo a su dignidad, ya que el trabajo es un derecho reconocido constitucionalmente, como derecho natural, que perfecciona y realiza al ser humano como tal.

En épocas de crisis y recesión económica aumenta la cantidad de personas en esta situación, y aunque los países ricos también padecen este problema, están mejor preparados para afrontarlos, pues tienen previstos seguros de desempleo. El aumento de la tecnología que reemplaza la mano de obra humana también contribuye a la suba del índice de desocupación.

En el año 1998, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó un informe sobre el empleo en el mundo, donde se constató que ciento cincuenta millones de personas están sin trabajo remunerado, mientras que ochocientos cincuenta millones a pesar de tener empleo, éstos no corresponden a la calificación del trabajador o son trabajos de menos horas que las que necesitaría para llegar a gozar de un salario digno (subempleo). El informe del año 2010 del mismo organismo confirmó un alza de estos números, ya que se registraron doscientos cinco millones de desempleados, afectando primordialmente a los países con mayor grado de industrialización, y principalmente a los más jóvenes y a los de más de 40 años, a quienes les cuesta reinsertarse laboralmente luego de perder sus trabajos.