Concepto de dimisión

Originada en el vocablo latino “dimissĭonis”, integrada por el prefijo negativo “dis” más el verbo “mittere” con el significado de “soltar” o “enviar”, la palabra dimisión es la acción y el efecto del verbo dimitir, en el sentido de renunciar, alejándose de un cargo o proyecto.

Puede ser usado como sinónimo de renuncia: “El atleta gallego Pedro Nimo dimitió a competir nacional o internacionalmente representando a su país en febrero de 2014”; aunque la dimisión es más frecuente emplearla cuando se trata de cargos públicos: “Dimitió el presidente alemán Christian Wilhelm Walter Wulff el 17 de febrero de 2012” o “Richard Nixon fue el único presidente de los Estados Unidos que dimitió a su cargo, en 1974”.

Concepto de dimisión

En el caso de los Papas, como ocurrió con Benedicto XVI, el Código de Derecho Canónico escoge la denominación de renuncia para el alejamiento voluntario de los Santos Padres de su oficio eclesiástico. En cuanto a abdicar, se aplica a la renuncia a sus cargos de los miembros de la realeza: “La abdicación del rey español Juan Carlos, llevó al trono a su hijo, Felipe de Borbón”.

La dimisión es una acción voluntaria, que implica realizar una renuncia a un cargo que se ostenta, aunque a veces puede resultar inducida o forzada por las circunstancias o por presiones externas.

Si alguien está contratado y vence el plazo acordado, cesa en su cargo, pero no hay dimisión, ya que el vencimiento de contrato es otra causa de terminación de un empleo, de tipo normal. En la dimisión, se trata de un cargo de tiempo indefinido o de término no vencido. Si a alguien lo echan de un empleo tampoco dimite, aunque cesa también su relación laboral.