Concepto de disimulo

La palabra disimulo hace referencia a la acción y al efecto del verbo disimular, que proviene etimológicamente del latín “dissimulāre” y significa tratar de esconder la verdad, ocultar lo que alguien cree, piensa o siente con fines de engañar o desorientar a otro, lo que puede tener fines nobles o innobles.

Ejemplos: “Disimulemos que estamos hablando de Jorge, pues se está acercando su madre hacia nosotros”, “Voy a disimular mi embarazo poniéndome una ropa amplia, para que no me discriminen en la entrevista laboral”, “Quiero disimular mi amor hacia Juan, ya que es el novio de mi mejor amiga”, “Disimulo mi enojo como puedo, ya que no me conviene mostrar esa actitud frente a mis jefes”, “Los soldados disimuladamente se infiltraron en terreno enemigo” o “Los ladrones disimularon las armas entre sus ropas”.

Concepto de disimulo

Para poder disimular con eficacia se requiere estar tranquilo y tener dotes actorales para fingir, ya que muchas veces el que pretende ser engañado lo percibe: “Trataron de disimular sus intenciones pero su mirada asustada los delató”.

Cuando queremos retirarnos de un lugar sin ser vistos, o cometer una acción no aprobada por las leyes o las buenas costumbres, usamos ciertas estrategias de disimulo para que nadie lo note: “Sentémonos al fondo del salón, cerca de la puerta, para poder escabullirnos con disimulo en la mitad de la conferencia y que nadie lo note” o “El ladrón con mucho disimulo escondió la joya en su bolsillo”.

En las relaciones sociales, a veces disimulamos ciertas acciones de los demás, en el sentido de ignorarlas, para evitar conflictos: “Disimulé el mal trato de mi suegra para no crear problemas familiares”.

También se disimulan los defectos materiales o personales para que no se noten: "Voy a disimular la humedad de la pared, tapándola con un cuadro", "Mis canas están disimuladas con tintura" o "La mancha de mi vestido la disimulé con un adorno".

Si bien es propio de las personas el disimular, también puede ser una acción que realizan algunos animales: “El perro entró disimuladamente en la cocina para robar comida” o “Con disimulo el ratón se escondió del gato”.

Disimular no es simular, ya que este último verbo alude no a ocultar la verdad sino a mostrarse como uno no es: “Simulo que soy generoso” o “Simulo que sé la lección”.