Concepto de don

La palabra don, es apócope del vocablo latino “dominus” que significa dueño de la casa o “domus”.

Se antepone a los nombres masculinos la palabra don (o doña en el caso de los femeninos) como un tratamiento de respeto, aunque al comienzo solo se utilizó para designar a Dios, a Cristo y a los santos. En el medioevo español sólo recibían el trato de don, los reyes, los nobles, los arzobispos y los cardenales.

También don puede estar referido a un regalo, en este caso se deriva la palabra del latín “dônum”, sobre todo aplicado a los carismas divinos o atributos concedidos por Dios a las personas. En este sentido de regalo, decimos que “Juan posee un don para la música” o que “Roberto tiene un don para la Matemática”.

La eucaristía o comunión es un rito cristiano realizado por sacerdotes, utilizando pan y vino, como donación de Cristo a los hombres, y es un don que posee la iglesia que le otorgó el mismo Cristo.

La Teoría Económica del don, es aquella donde se comparten los bienes sin esperar retribución por parte del otro. Se basa en la caridad, la solidaridad y el amor al prójimo. Esto traerá como consecuencia una sociedad más unida, más leal. Son ejemplos actuales de esta economía, los bancos de sangre, la donación de órganos o los comedores comunitarios de alguna ONG.

Se conoce como don de gentes, al atributo de la persona de estar adaptada a las normas sociales.

Se aplica el calificativo de Don Juan al hombre galante, seductor, y sin códigos, basado en un personaje literario de Tirso de Molina.