Concepto de dragón

Dragón procede etimológicamente del griego δράκων o “drákon”, de donde la tomó el latín como “draconis”, aludiendo a los animales que por no tener párpados, miran fijamente, como el caso de las serpientes, a las que se las denomina dragones, y también a todo aquel que mira sin pestañear, por lo cual también se utiliza para nombrar a cualquier guardián.

Los dragones se convirtieron en seres que se representaron como grandes monstruos, asociados a la lucha, con aspecto de serpientes dotadas de alas de halcón, bípedos o cuadrúpedos, que se creía hasta la modernidad, que tenían una existencia real.

Concepto de dragón

En la actualidad un dragón es un personaje mítico que reconoce dos variantes culturales, la europea y la del Oriente Próximo, donde son malvados, crueles y devoradores de dioses y humanos; y la del Lejano Oriente, donde se representan sin alas, son buenos y ataren la buena suerte. Los dragones chinos tienen ojos de langosta, cola de seriente, las garras del águila y cuernos como los ciervos. Del perro poseen la nariz, del león la melena y del bagre los bigotes. Simbolizan en general la custodia de lo sagrado y de su boca logran despedir fuego.

En el horóscopo chino, el dragón es uno de sus signos, el quinto animal y el único mitológico, que se relaciona con la fortaleza, la buena fortuna y la salud.

En la religión, los dragones son asociados a la maldad. En el Apocalipsis se llama a Satanás, el gran dragón.

Los dragones son utilizados en muchas películas y series fantasiosas, como por ejemplo en Dragon Ball, que es una manga y animé escrita e ilustrada por Akira Toriyama. Su protagonista es Son Gokū que pertenece a una raza de guerreros llamada saiyajin. Para cumplir su propósito de resguardar el planeta, cuenta con las esferas del dragón, que al reunirse, le permiten invocar a un dragón para pedirle deseos.

En la serie “Juego de Tronos” uno de sus personajes Daenerys Targaryen es conocida como “madre de dragones” pues estos seres poderosos son su mayor ayuda en los combates.