Concepto de embajador

Del latín “ambactia” embajador alude a un mediador, que en sentido amplio es todo aquel que intercede en un conflicto para resolverlo de la manera más eficaz y menos costosa posible. Ejemplos: “Los miembros de mi equipo nos hemos peleado con los integrantes de otra agrupación y hemos enviado a José como embajador para ver si puede arreglar la situación” o “Mi hermano me pidió que hiciera de embajador para lograr reconciliarse con su novia”.

La Diplomacia es una de las instituciones que contribuyó a reafirmar a los estados modernos. Como funcionario público, un embajador, designado por el Poder Ejecutivo, integra la representación diplomática y representa oficialmente a su país y a sus máximas autoridades, en el Estado extranjero en el que se haya acreditado, y en el que reside a partir de su designación. El lugar donde cumple sus funciones se denomina embajada, y se considera que es parte del país que representa, donde será asistido por un grupo de empleados. Tanto el embajador, como quienes están a su cargo, la sede de la embajada que en general se ubica en la capital del Estado, y los vehículos de los que disponga, gozan de inmunidad diplomática.

Concepto de embajador

La función de un embajador es ocuparse de todo tipo de asuntos (políticos, sociales, económicos, culturales, etcétera) que se presenten entre su país de origen y aquel donde cumple sus funciones: “Se logró crear mayores vínculos con Rusia, gracias al encuentro con once embajadores de América Latina”. Los casos en que algún ciudadano de su país tenga un problema estando en ese país extranjero son tareas más propias del Consulado. Por ejemplo: “Me dirigí al Consulado de mi país pues estando en el extranjero me robaron todas mis pertenencias, inclusive los documentos y no podía regresar a mi patria” o “No tengo noticias de mi hijo que viajó al exterior desde hace dos semanas, ya me contacté con el Consulado, y prometieron ocuparse de su búsqueda”.