Concepto de empatía

Del griego “empátheia”, la palabra empatía significa ponerse en el lugar del otro, vivenciar sus estados emocionales, comprender su situación, alegrarse con sus avances, y alegrías y acompañarlo en sus sufrimientos, pesares y debilidades.

Es una capacidad humana que hace al progreso moral de la especie, pues evita la discriminación, la humillación y agresión de unos hacia otros, la soberbia, el aprovechamiento del esfuerzo ajena, etcétera.

Para poder ser solidario, cooperativo, o simplemente buen amigo, se requiere de esta capacidad, que no significa relegar los propios sentimientos, sino además de lo que nos sucede a nosotros, poder visualizar lo que los demás sienten y desean, pudiendo extenderse no solo a las personas sino a todo ser viviente. Quien maltrata a un animal, carece también de empatía.

Es cierto que naturalmente las personas tenemos mayor o menor capacidad de empatía, pero es susceptible de aprenderse; solo basta resignar a nuestro egoísmo y ambiciones personales, para apreciar también las necesidades ajenas.

Cuando un profesor da una clase, y se pregunta si sus alumnos se están aburriendo, si están comprendiendo, si se sienten a gusto; cuando un artista trata de conmover a su público; cuando un médico da una palabra de aliento a su paciente, además de una receta; se está practicando la empatía.

Esta capacidad, es considerada una forma de inteligencia por el profesor y psicólogo Howard Gardner, que dentro de las múltiples inteligencias que reconoce, llama a esta inteligencia interpersonal, necesaria para la interacción social efectiva y armoniosa, en un marco de respeto y cooperación, para progresar individualmente pero con los otros, y no contra o por sobre los demás.