Concepto de ente

Derivado de igual término latino, que a su vez se gestó en el griego οντος “ontos”, ente hace alusión a algo que existe, que es, y su uso es frecuente en el campo de la Filosofía, que tiene una rama especial dedicada al estudio del ser en general, que se denomina, Ontología. El ser no es un ente, pues lo trasciende, lo desborda, el ser hace que los entes (una silla, una mesa, un gato, un número, un ángel) sean, los concreta en una existencia real o posible.

La Escuela filosófica de Elea, que tuvo como principal representante a Parménides, en su búsqueda de la verdad, descubre el ente, principio inmaterial (sin existencia sensible) o metafísico, universal, eterno, inmóvil y único, el ser, que hace posible la existencia del resto de las cosas, dejando de lado la idea de que el principio de todo es algo material como creían los jonios.

Concepto de ente

El ente supremo para Platón era el bien, y para Aristóteles el primer motor inmóvil. Los escolásticos diferenciaron entre los entes reales y los entes de razón que tienen una existencia mental, como por ejemplo, los números. Su ser objetivo se halla en el entendimiento.

Para Heidegger (1889-1976) en su obra “Qué es la Metafísica” de 1949, los filósofos posteriores a los griegos olvidaron el ser; el ente es todo aquello a lo que hacemos referencia, lo que informa nuestro actuar, lo que es objeto de nuestro pensamiento y también lo que somos. El ente para Heidegger nos oculta el ser, que es lo que es.

A los fantasmas o espíritus malignos suele llamárseles entes, pues a pesar de estar muertos se dice según las supersticiones, que se presentan entre los vivos manifestándose de varias maneras, en general con una apriencia difusa, profiriendo gemidos o dejando olores o dibujos extraños

Un ente o entidad como persona jurídica, es aquella institución con existencia ideal, capaz de tener derechos y obligaciones, existiendo en el plano jurídico. Ejemplo: “El ente regulador de las Compañías de Seguros aceptó la queja de los usuarios”.

En el lenguaje coloquial le decimos ente a alguien que nos llama la atención por su apariencia ridícula.