Concepto de epítome

Epitome es una palabra con origen etimológico en igual termino del idioma latino que a su vez lo tomó del griego ἐπιτομή. Está formada por “epi” prefijo que significa “sobre” y por “tome” que puede traducirse como “corte”.

Un epítome puede definirse como un resumen realizado de una obra, donde se expone lo primordial de ella, sus aspectos destacados. Los epítomes permitieron reconstruir parte de la historia antigua, como ocurrió con la del Antiguo Egipto. Por ejemplo, algunos historiadores como Flavio Josefo que vivió en Roma en el siglo I, Eusebio de Cesárea, de fines del siglo III, y otros, recopilaron parte de los escritos de la obra de Manetón que vivió en el siglo III antes de Cristo, llamada Aigyptiaka, que al perderse, permitió a través de esos epítomes, reconstruir en parte la historia de las dinastías faraónicas.

Concepto de epítome

Por otro lado el Epitome Iuliani es un colección, de autoría del jurista y profesor de Constantinopla, que vivió en el siglo VI, Juliano, que reúne 124 leyes en orden cronológico, denominadas “novelas” por ser normas dictadas luego de la promulgación de Corpus Iuris Civilis, obra compilatoria del emperador Justiniano, que terminó con el proceso codificador de las leyes y jurisprudencia de la Antigua Roma. El epitome Iuliani estaba escrito en latín a diferencia de la mayoría de las novelas que los diferentes autores redactaron en griego.

Como figura retórica, el epítome consiste en repetir las primeras palabras que se han dicho, luego de un discurso o escrito de diferente extensión, a modo de recapitulación y con el objetivo de clarificar lo expuesto.

En sentido metafórico se suele usar expresiones tales como “María el epítome de la belleza” o “la madre es el epítome de la ternura”, para referirse que en esos seres se concentran o resumen esos adjetivos.