Concepto de escarnio

La palabra escarnio se originó en el vocablo germánico “skernjan” en el sentido de burlarse. La terminación “io” alude a que se trata de la acción y el efecto. El escarnio es una burla, una broma hecha con mala intención, cuyo fin es burlarse, agraviar, subestimar y menospreciar a otro dejándolo en ridículo socialmente, resultando su imagen pública rebajada y pisoteada. El que recibe el escarnio no solo se siente ofendido sino también humillado, rebajado en su condición y ultrajado en su dignidad.

Concepto de escarnio

El escarnio no es una broma inocente, sino que lastima de modo intencional, muchas veces con el supuesto fin de aleccionar, y que el hecho sirva de ejemplo, para que otros no intenten hacer lo indebido y recibir tal castigo, a modo de escarmiento, palabra que reconoce el mismo origen que escarnio ya que es el modo en el que se intenta que no se repitan los errores.

Se conoce como “El escarnio de Cristo” a las burlas y golpes a los que fue sometido Jesús luego de que fuera apresado para cumplir su cruel sentencia de morir en la cruz, modo que también implicaba un escarnio ya que la persona agonizaba a la vista de todos. Con este título fue inmortalizado el hecho por el pintor alemán renacentista, Matthias Grünewald (1455-1483) sobre un panel de madera, empleando óleo y témpera: en el cuadro aparece Cristo con los ojos vendados y con sus manos atadas, recibiendo las inmerecidas muestras de furia de quienes lo condenan.

En Comitán, estado de Chiapas (México) quince docentes fueron rapados por no sumarse a la huelga por parte de colegas en mayo de 2016. Este escarnio al que fueron sometidos derivó en una denuncia penal contra los agresores.

En China era común estas prácticas en los establecimientos educativos si alguien osaba romper sus reglas, lo que se extendía con mayor rigor en la justicia penal hasta 2010. En Shenzhen unas cien prostitutas fueron expuestas públicamente y televisadas, lo que originó una protesta masiva y el fin de estos escarnios.