Concepto de escolta

La palabra escoltar es un verbo de origen latino. Procede de “excorrigere” en el sentido de enderezar el camino o corregirlo, guiando a quienes por allí transiten. Pasó al italiano como “scorgere” en el sentido de guiar o vislumbrar. Del italiano “scorta” procede nuestro término escolta.

Escoltar a algo o a alguien o ser su escolta, tiene el sentido de acompañarlo para protegerlo y custodiarlo, ya sea por representar algo sagrado, por estar en riesgo, por tradición, etcétera. Pueden ser escoltas una o más personas.

Concepto de escolta

Ejemplos: “Mi esposa y yo escoltamos a nuestra hija hasta el colegio pues hay mucha inseguridad en la zona”, “El Presidente fue escoltado por la guardia de seguridad para evitar ataques o protegerlo de cualquier atentado” o “La virgen, escoltada por los feligreses, recorrió la ciudad encabezando la procesión”.

Un símbolo patrio que se escolta es la bandera. Una persona, destacada por sus cualidades, porta el emblema patrio, mientras dos o más, a cada lado del abanderado, y/o detrás, también meritorias, la escoltan: “Mi hijo tuvo el alto honor de ser escolta de la bandera en el acto escolar”.

Los transportes terrestres, buques y aviones expuestos a un peligro, por ejemplo en situación de guerra o cuando pasan por zonas pasibles de ataques suelen ser escoltados por otros vehículos: “El camión que conducía a los reclusos fue escoltado por tierra y por aire, por si existía algún intento de fuga” o “El buque que llevaba el cargamento militar fue escoltado por varias naves para impedir cualquier ataque”.

Los portaviones escolta eran más lentos, con menores armas, mayor vulnerabilidad y de menor tamaño que los convencionales y se usaron durante la Segunda Guerra Mundial, por parte de Gran Bretaña, Japón y Estados Unidos, como escolta de convoyes (grupo de vehículos de superficie) para protegerlos desde el aire.

Existen personas preparadas en seguridad, que se especializan en el resguardo de personas y bienes, sabiendo técnicas de lucha y manejo de armas, que se encargan de su seguridad ya sea en el ámbito público o privado. Se los conoce también como guardaespaldas, aunque en sentido estricto un guardaespaldas no posee título de escolta profesional.