Concepto de escucha activa

La escucha es la acción y el efecto de escuchar que significa usar el sentido del oído para apropiarse de información, u cualquier otro sonido del entorno, como música, canto de las aves, ruidos del tránsito, ladridos, maullidos, etcétera.

La escucha activa implica una estrategia de aprendizaje que consiste en prestar una atención especial a la información, que llega a través del canal auditivo, para tratar de entenderla, analizarla, sintetizarla, criticarla, cuestionarla, e incorporarla o no, según el caso, a nuestras propias ideas y conceptos.

Concepto de escucha activa

Se requiere para lograrlo un esfuerzo volitivo, que consiste en pensar lo que se nos está tratando de transmitir mediante los sonidos que percibimos, por ejemplo a través de una melodía o de palabras.

Saber escuchar es una virtud que pocos poseen y es un hábito saludable que puede aprenderse, generando en un diálogo, empatía y confianza; y en el aprendizaje ser una gran estrategia de incorporación de información. Un alumno que escucha al maestro con atención, e incorpora significativamente sus explicaciones a su estructura de cognición, seguramente le bastará un repaso para fijar definitivamente los contenidos que se le pretenda enseñar. El docente debe saber motivar a sus discípulos para que lo escuchen con atención, debiendo el ambiente ser acogedor y silencioso.

Requiere atención y por lo tanto una intención de recibir el mensaje para entenderlo e interpretarlo, por lo cual es conveniente preguntar lo que no se comprendió o lo que genere dudas, hasta que quede definitivamente claro, lo que no significa que se deba compartir indefectiblemente si la información no corresponde a una ciencia exacta.