Concepto de esgrima

Esgrima es una palabra tomada del vocablo germano “skirmjan” de donde pasó al italiano como “scrima” y de allí al español, con el significado de “proteger”.

La esgrima es un deporte cuya práctica requiere contar con espada florete o sable según la categoría, para poder realizar el combate, que se convierte en el eje del desafío para vencer al rival evitando sus estocadas y efectivizando las propias dentro de un tiempo prefijado. En la que usa espada, la zona de contacto permitida con el oponente no tiene restricciones, en cambio, con el sable puede tocarse los brazos y la cabeza, además del tronco. Las puntas de los floretes (de ahí su nombre) se recubren con un botón para impedir que los contendientes se lastimen.

Concepto de esgrima

Además de contar como protección, con máscaras y chalecos metálicos, la mano que porta el arma blanca de los tiradores (así se les llama a los competidores) se cubre con un guante. Se practica en pista de forma rectangular.

Los puntos se obtienen de acuerdo a las estocadas, que se registran en un equipo electrónico, encendiéndose una luz con cada toque. Los combates con sables son los que requieren la mayor preparación física, pues existe la posibilidad que el filo de la hoja o la punta, lastime a uno de los competidores. El peso del sable no debe superar el medio kilo y su longitud los ciento cinco centímetros. En la esgrima con espada la estocada se debe hacer con la punta del arma, que es roma, por lo cual es menos peligroso, pues no se hiere al oponente. Presenta una hoja de formato triangular con un largo de hasta un metro con diez centímetros, y su peso no debe exceder los setecientos setenta gramos. El florete es aún más inofensivo por su terminación en botón. Es una especie de espada de no más de ciento diez centímetros y medio kilo de peso.

Si bien hay registros de este deporte en la Edad Moderna, fue recién en el siglo XIX cuando aparece reglamentado. Fue incorporado en los modernos juegos olímpicos, en su primera edición, en Atenas, en 1896, pero en categoría masculina; la femenina recién fue aceptada en 1924.