Concepto de espionaje

La palabra espionaje tiene un origen francés. Procede de “espionnage” y hace alusión a una actividad exclusivamente humana, ya que requiere de planificación racional, que consiste en intentar obtener datos secretos para provecho propio o de terceros. Para lograr esa información confidencial se usan muchas técnicas, especialmente la de infiltrar personas o aparatos grabadores con el fin de que espíen o lograr que los propios participantes de la actividad secreta revelen datos. En muchas ocasiones se utilizan como medios para este fin, el soborno y el chantaje. El término espía procede del germánico “späen” y significa “ver a los lejos”.

Concepto de espionaje

El espionaje siempre consiste en obtener datos secretos pero sus fines varían, ya que puede hacerse para saber los adelantos que la competencia está probando para lanzar un nuevo producto en el mercado; y en este caso el espionaje tendría como objetivo hacerse de esa información para aplicarla primero y obtener así fraudulentamente una ventaja competitiva.

El espionaje informático se realiza para obtener información privada de los usuarios de correos electrónicos o redes sociales para lo cual se usan determinados programas que muchas veces logran eludir los medios de seguridad informática. Desde 2008 opera un temible sistema de espionaje llamado Regin que observa y espía no solo a particulares, sino a empresas y organismos gubernamentales.
El espionaje es muy frecuente en épocas de guerra. Un caso emblemático fue el de la espía Mata Hari, cuyo nombre real fue Margaretha Geertruida Zelle, una bailarina exótica holandesa, que fue condenada a muerte por haber realizado tareas de doble espionaje, para Francia y Alemania a la vez, durante la Primera Guerra Mundial. Durante la Segunda Guerra Mundial se destacó otra mujer en actividad de espionaje, y fue la agente conocida como Fifí, pero se llamaba Marie Chilver que se dedicaba a comprobar para el Reino Unido, hasta qué punto los agentes secretos podían mantener guardada la información confidencial con la que contaban.