Concepto de espiritismo

El término espiritismo usado para nombrar “la doctrina de los espíritus” fue acuñado por el francés Hipólito León Rivall, más conocido por su seudónimo de Allán Kardec, profeta del espiritismo francés, en el libro de su autoría que publicó en 1857 titulado “El libro de los espíritus”. El vocablo procede del francés “spiritisme” integrado por “spirit” con el significado de “espíritu” y por “isme” que se traduce como “doctrina”. Además del espiritismo francés existe la variante del espiritismo inglés aunque en la actualidad no hay diferencias entre ambos. Para los espiritistas su creencia es a la vez una doctrina filosófica y una ciencia de observación.

Concepto de espiritismo

El espiritismo se sustenta en los siguientes principios fundamentales:

La existencia de un único Dios, eterno y perfecto y de espíritus creados por Dios con la posibilidad de encarnarse, por lo cual existen espíritus encarnados (los seres humanos) y los desencarnados que no se visualizan a simple vista, algunos de los cuales son seres que ya han fallecido. Los espíritus encarnados y los desencarnados pueden comunicarse a través de un médium, que debe ser un espíritu encarnado. Podemos detectar la presencia de espíritus por ejemplo a través de golpes o de movimientos de objetos que traducen caracteres o haciendo escribir a los médium lo que ellos quieren comunicar. Admiten la reencarnación de los humanos fallecidos en otros humanos pudiendo cambiar el sexo que tenían en su vida terrena anterior, y admiten el libre albedrío por lo cual la reencarnación permite corregir los errores de vidas pasadas en el camino hacia la perfección para el que han sido creados.

Las reuniones de espiritistas son experimentales, no incluyen rituales religiosos, jerarquías ni altares, y pueden tener otra religión pues todas son respetadas, y también pueden ser laicos.