Concepto de espurio

La palabra espurio, proviene etimológicamente del vocablo latino “spurius” con el significado de designar algo que carece de pureza, usándose para nombrar despectivamente, al hijo bastardo o ilegítimo, nacido por fuera del matrimonio, aunque algunos reservan el concepto para aquellos que poseen padre desconocido, los que eran denominados por los antiguos romanos, además de “spurii”, “vulgo concepti”; también el término hace referencia a cosas mentirosas, falsas, ilegítimas o que llevan a engaño.

Concepto de espurio

La categoría de hijos espurios o ilegítimos existió desde la antigüedad no solo como condena social y jurídica, sino también religiosa. Ismael, el primer hijo de Abraham, concebido con una esclava, ante la aparente imposibilidad de Sara su legítima esposa para ser madre, sufrió esa discriminación, cuando según se cuenta en el Génesis, Sara le negó a Ismael el carácter de heredero en el mismo rango que su hijo Isaac, nacido posteriormente, y echó a Ismael y a su madre.

No les iba mejor a los espurios a nivel legal, ya que las leyes les negaban derechos especialmente respecto de sus padres, como ocurrió con las leyes de Solón. En Roma los hijos espurios no podían ser legitimados, aunque eran personas que gozaban de libertad y su estatus social les venía dado por la madre al momento de su nacimiento. La igualación de derechos entre los hijos concebidos dentro del matrimonio y los espurios es relativamente reciente.
En el segundo sentido, se habla de Espurio, aplicándolo a todo lo que pueda resultar falso o engañoso, como sucede con las relaciones o pactos espurios. Ejemplo: “La diputada argentina Elisa Carrió realizó la denuncia de un pacto espurio entre el presidente del más Alto Tribunal de Justicia y el Poder Ejecutivo, para que la Ley de Medios fuera considerada constitucional”.

En Estadística se trata de realizar una relación causal entre variables, pero cuando la causalidad no se halla asociada más que por la casualidad o coincidencia, se dice que esa relación es espuria.
Espurio Casio Vecelino, fue el nombre de un político romano que ostentó tres veces el cargo de cónsul y realizó la primera reforma agraria. También fue el nombre de otro cónsul romano, Espurio Lucrecio Tricipitino, padre de la “casta Lucrecia” cuya violación terminó con la monarquía.