Concepto de exabrupto

La palabra exabrupto se conformó con dos vocablos latinos: el prefijo de exclusión “ex” y “abruptus” integrada por “ab” = prefijo que designa establecer un límite; y ruptus = roto.

Un exabrupto es lo que se exterioriza rompiendo un esquema, una costumbre, un límite. En latín existe una expresión “ex abruptus” para referirse a lo que ocurre de modo inesperado y brusco, por ejemplo “Ex abrupto, el acusado abandonó el recinto donde se llevaba a cabo su juicio, y la policía debió salir a perseguirlo para detenerlo”; pero también en nuestro idioma, a partir de esta frase, se formó el sustantivo exabrupto que indica aquellos dichos o manifestaciones gestuales, que se expresan de modo intempestivo, inesperadamente, estando fuera de lugar o resultando inconvenientes, agresivas y desmedidas

Concepto de exabrupto

Quien se expresa con algún exabrupto resulta insolente y desubicado. A veces son las llamadas “malas palabras” o groserías las que determinan la existencia de un exabrupto y en otras son los gestos insultantes o los gritos los que lo concretan, aunque puede haber una coexistencia de manifestaciones en un mismo hecho.

Los exabruptos son más o menos graves, dependiendo del contexto en que se usen y de quien los use. No es lo mismo proferir un exabrupto en una cancha de fútbol cuando el equipo del que una persona es simpatizante acaba de perder la posibilidad de un gol, que concretarlo en el ámbito de una institución educativa o laboral. En el segundo caso será mucho más grave. Ejemplos: “El carpintero al golpearse con el martillo su dedo, lanzó un exabrupto, pero todos los presentes entendieron su reacción, ante el dolor repentino” o “Denunciaré a la maestra de mi hijo con la directora del colegio, pues se ha dirigido a él con un exabrupto por no terminar la tarea a tiempo, y eso no es propio de su rol de educadora”.