Concepto de extranjero

La palabra extranjero se derivó del latín “extraneus” pasando al francés como “estrangier”, integrada por “estrange” con el significado de “extraño” y el sufijo que indica actividad “ier”. Del francés lo tomó el español.

Un extranjero es aquel que no pertenece a un país en el que está residiendo, temporal o definitivamente.

En la antigüedad fueron llamados bárbaros por griegos y romanos, aquellos que conformaban pueblos de los que no comprendían de su idioma más que algunas sílabas sin sentido “bar-bar-bar”, y cuyas costumbres se diferenciaban de las propios, y eran calificadas como primitivas. Los bárbaros en Roma, se alojaban fuera de sus fronteras y la mayoría eran sus enemigos u “hostis”.

Concepto de extranjero

Los extranjeros actualmente pueden ingresar a otro país en calidad de turistas o como residentes transitorios o permanentes, cumpliendo los requisitos que cada país impone para ello, siendo mucho más flexibles en aquellos países políticamente llamados “de fronteras abiertas”. En otros casos se deben solicitar permisos especiales o visas para el ingreso, las que en general se conceden de modo temporal.

Hay varios sistemas legislativos según los países, sobre el trato al extranjero. Los países anglosajones y escandinavos se caracterizan por tener una política restrictiva, Canadá es altamente favorable al ingreso de extranjeros, al igual que América Latina, donde por ejemplo, Argentina en el artículo 14 de la Constitución Nacional les asegura los mismos derechos civiles que a sus ciudadanos. En Francia se basan en la reciprocidad, o sea el extranjero tendrá los mismos derechos que se le otorgan a los franceses en el país de donde el extranjero proviene. En España, según el artículo 11 de su Constitución se acepta la doble ciudadanía respecto de aquellos que perteneccan a estados iberoamericanos con un pasado que los relacione (abuelos o bisabuelos emigrados de España). Con respecto a los extranjeros se les reconoce libertades públicas, de acuerdo a los tratados y la ley. Los derechos políticos solo se conceden si existen tratados y acuerdos de reciprocidad y solo en elecciones municipales (art.13).

La discriminación hacia los extranjeros se conoce como xenofobia. Al respecto existe una canción cuya letra le pertenece a Rafael Amor titulada “No me llames extranjero” que expresa la igualdad de todos los hombres a pesar de haber nacido en diferentes territorios.

“El extranjero” es un libro de Albert Camus, escritor francés que lo publicó en 1942, donde el protagonista se siente aislado, apático y extraño en su propia comunidad y respecto a ella.