Concepto de facultad

Etimológicamente proviene del latín “facultas”, queriendo significar poder o capacidad. Esta aptitud puede ser física o mental. Así alguien puede tener facultad para cantar, para concentrarse, para bailar, para hacer deportes, para pintar, para redactar, para improvisar, etcétera.

Jurídicamente la facultad es la atribución de un derecho por parte de una norma jurídica que posibilita a alguien, hacer o dejar de hacer algo, dentro del marco normativo, o sea, sin sufrir consecuencias. En general en Derecho se considera que todo lo que no está prohibido se halla permitido, lo que implica que las personas tienen la facultad para realizar todas las acciones u omitirlas, mientras las normas no les impongan una abstención o un obrar. Otra acepción jurídica la vincula con la capacidad. Quien no posee la capacidad necesaria para realizar un acto jurídico, no se halla facultado para hacerlo, y el acto resultante será inválido.

También se habla de poseer una facultad cuando alguien está investido de la potestad específica para realizar alguna cosa. Por ejemplo, el médico está facultado para prescribir medicamentos, el maestro está facultado para enseñar, y el Presidente está facultado para administrar un país.

Es además Facultad, cada una de las unidades académicas que conforman una Universidad, ocupándose de otorgar habilitaciones específicas para el desempeño de ciertas profesiones, como las de abogado, médico, psicólogo, arquitecto, odontólogo, ingeniero, etcétera, con distintos grados de perfeccionamiento, como licenciaturas, profesorados, magísteres o doctorados. Surgieron tomando como modelo la Universidad de París, cuya Facultad principal era la de Teología. Las otras tres, eran la de artes, la de derecho y la de medicina, que se ocupaban de los grandes temas que preocupaban al ser humano: Dios, el hombre, y el mundo en el que toca vivir.