Concepto de feligreses

La palabra feligrés está originada en el latín “fili eclesiae”, con el significado de hijo de la iglesia. Se aplica a los que profesan la fe católica y asisten a una parroquia, y por extensión a los fieles de otras iglesias cristianas no católicas, aunque no es común el uso del término feligreses, fuera del catolicismo.

Los feligreses son los miembros de una feligresía, entendida como una subdivisión territorial de la iglesia católica, donde las diócesis se separan, teniendo en cada uno de esos lugares, parroquias o cuasiparroquias. Poseen iglesias bajo la autoridad de un párroco, que cuida de los fieles, que toman el nombre de feligreses.

Concepto de feligreses

Se entiende por parroquia a la ciudad, pueblo, aldea o villa donde se instala la iglesia como construcción, siendo los feligreses la familia religiosa que conforma el espíritu de esa parroquia, asistiendo a ella como refugio de su espíritu y de su fe.

Ejemplos: “El párroco en la misa se dirigió a sus feligreses con duras palabras para hacerlos reflexionar sobre sus actos alejados de las ideas cristianas”, “Los feligreses no asistieron a la misa, enojados por el cambio de párroco” o “El párroco y sus feligreses marcharon en procesión, llevando a la virgen por el pueblo, en demostración de fe”.

Existe un libro del siglo XIX denominado “El Perfecto Feligrés, Oficio Divino Completo” que contiene las más importante normas de culto.

La iglesia católica fue muy poderosa en la Edad Media, en una sociedad profundamente religiosa, donde la Iglesia trataba de evitar que los feligreses adoptaran falsas creencias consideradas herejías, imponiendo severísimos castigos en tales situaciones. La reforma protestante llevó a hacer perder al catolicismo su inmenso poder, además del laicismo que fue acompañando el despertar de la razón en desmedro de la fe, con gran impacto sobre los feligreses, que fueron disminuyendo en número y en estrictez del cumplimiento del dogma.