Concepto de flexibilización laboral

La flexibilización laboral es una práctica utilizada por el neoliberalismo, modelo económico y sociopolítico vigente en el mundo capitalista en la última década del siglo XX, por el cual la contratación de trabajadores se tornó flexible, en el sentido de ágil, fácil, poco comprometida, en desmedro de la protección que las leyes laborales, conquistadas con sangre y valor por los trabajadores desde el siglo XIX, que quedaron olvidadas, y los trabajadores desamparados.

Con la crisis del Estado de Bienestar, se restableció el liberalismo en el mundo capitalista con extrema crudeza, en el marco de una economía globalizada, donde se privilegió el crecimiento empresarial frente a la función social de trabajo.

Para evitarles cargas excesivas a los empleadores se permitió realizar contratos de trabajo donde las partes aparecen en pie de igualdad, contra el principio del “indubio pro operario” permitiéndose fijar condiciones basadas en un supuesto acuerdo, olvidándose que el trabajador consentirá, presionado por su necesidad de conseguir trabajo, aún cuando las condiciones impuestas no sean las más adecuadas, además de también de incluir la posibilidad de despidos con bajos costos (posibilidad de contratos por tiempo determinado renovables o períodos de prueba prolongados, que evita el pago de indemnización). Otra característica es la rotación de funciones dentro de la misma empresa (para poder sustituirse unos a otros en caso de necesidad) y la capacitación para trabajar en equipos.

La justificación de su implementación estaría dada en que al no tener los empresarios que temer por el momento en que se produzca el despido del trabajador, por los altos costos que implicaban hasta entonces las indemnizaciones, se abrirían más puestos laborales. Lo que no se tuvo en cuenta es la falta de seguridad que genera esto en los empleados, que no cuentan con estabilidad laboral y por lo tanto, no pueden proyectar a largo plazo. Por ejemplo, un trabajador que piense en formar una familia tendrá temor a quedarse en cualquier momento sin empleo, pues a pesar de poder conseguir otro, nunca se tendrá esa certeza.