Concepto de gremio

La palabra gremio proviene en su etimología del latín “gremiun” que significa “regazo” aludiendo al amparo o cobijo que pueden encontrar los grupos. En religión se alude a la unión de los fieles con sus pastores.

Fue usado el vocablo gremio para referirse en la Baja Edad Media europea, a la institución corporativa, que agrupaba al conjunto de trabajadores de un mismo oficio (panaderos, carpinteros, herreros, etcétera) para protegerlos y reglar sus condiciones de trabajo, a través de estatutos. Los gremios fijaban los precios de las mercaderías, anulando la posibilidad de competencia, y los horarios y condiciones de trabajo de los artesanos. Junto al maestro, trabajaban los aprendices, y los oficiales, organizados jerárquicamente. En esta época de gran influencia de la iglesia que consideraba a la ganancia amplia como pecaminosa, el comercio era muy restringido. La Edad Moderna trajo el desarrollo industrial, y el nacimiento del capitalismo, y ya para la Revolución Industrial, y con el desarrollo de las fábricas a mediados del siglo XVIII, los gremios fueron desapareciendo junto a la actividad artesanal. Los precios comenzaron a ser fijados por la oferta y la demanda, y las condiciones laborales fueron impuestas arbitrariamente por los patrones de las fábricas.

Se considera que los gremios son los antecedentes de los modernos sindicatos nacidos para proteger a la clase obrera y reivindicar sus derechos desconocidos durante la Revolución Industrial. La Constitución de la Nación argentina, por ejemplo, al reconocer en su artículo 14 bis los derechos sindicales, en su párrafo segundo, los denomina gremios, usando ambos términos (gremios y sindicatos) como sinónimos.