Concepto de guapo

La palabra guapo proviene en su etimología de la palabra latina “vappa” con dos significados diferentes: el de un vino que se ha estropeado, que ya no se usa; y el que hace referencia a un hombre malvado, sin lugar estable donde vivir, que tampoco se corresponde con su uso actual.

Igualmente según los distintos lugares donde se habla el español, varía lo que designamos con este adjetivo. Por ejemplo en España se refiere a una persona linda, bien vestida, prolija, por ejemplo: “estás muy guapo (elegante) con ese traje” o “me gusta ese joven, es muy guapo (lindo)”, mientras que en América Latina (Argentina o Venezuela, entre otros países) se usa en general para denominar a alguien que es valiente, osado y atrevido para enfrentarse a los peligros y aún desafiarlos: “te haces el guapo porque estas armado” o “insulta de guapo (peleador) nada mas, no tiene razón”.

En 1940 se estrenó en Argentina la obra “Un guapo del 900” dirigida por Armando Discépolo y cuyo autor era Samuel Eichelbaum, donde se relata la historia del gaucho llamado Ecuménico que es el que merece ser llamado guapo por su coraje, que demuestra al estar encargado de la protección del político Alejo Garay. Esa guapeza lo lleva a encarar la justicia por mano propia para castigar a quien le ha robado la mujer al político. Así el guapo aparece caracterizado como justiciero, vengativo, hábil luchador de arma blanca, y fiel con sus amigos y sus ideas. Fue llevada al cine en 1960, bajo la dirección de Leopoldo Torre Nilson.