Concepto de herejía

La palabra herejía proviene en su etimología del griego αἵρεσις o “hairesis” con el significado de “separación” que implica la opinión individual o de un grupo que difiere de la doctrina o el sistema de creencias establecido o dogma, especialmente en materia de religión. El o los herejes, del griego “airetikós” y del latín “hereticus” designa al que realiza esa opción de elegir un camino diferente a lo normado.

Cuando el Imperio Romano aceptó el cristianismo, esta fe desde el siglo IV se impuso, condenando toda disidencia e impidiendo la libre elección de cómo y qué poder creer en materia divina. Todo aquel que se opusiera al dogma vertical e indiscutiblemente establecido fue considerado hereje, tomando en este sentido la palabra no para designar a un humano libre en su pensamiento, sino en el de aquel que no acata la verdad revelada y se constituye en un peligro para el cumplimiento del mandato de Dios, pues sigue un camino equivocado y cuestiona lo incuestionable, para provocar divisiones dentro de la comunidad religiosa. El hereje no insulta ni reniega de la fe, solo tiene un modo particular de pensar sobre ella y difiere de lo que se le intenta imponer.

Concepto de herejía

Toda doctrina que resulte contraria al dogma oficial e la iglesia y a su culto, fue considerada como herética por el Primer Concilio Ecuménico de Nicea celebrado en el año 325. En el año 1231, el Papa Gregorio IX, instauró la Inquisición para perseguir a la herejía. Una definición de herejía fue aportada por la bula papal de Alejandro VII del año 1656 que nos dice que consiste en creer, enseñar o defender opiniones, dogmas, ideas o proyectos que estén en contra de lo que enseña la Santa Biblia, Evangelios, la tradición cristiana y el magisterio. Para la iglesia católica son herejes no los que pertenecen a otras religiones sino los propios católicos que luego de ser bautizados no aceptan los dogmas de su fe. Por ejemplo fueron calificados como herejías las siguientes doctrinas: el arrianismo, el anabaptismo y el luteranismo. El Islam fue considerado una herejía hasta el siglo IX por muchos miembros de la iglesia. entre ellos por San Juan Damasceno, pues consideraron que sus creencias surgieron de mezclas bíblicas judeo-cristianas.

No solo la herejía es mal vista dentro de la fe cristiana. En el Islam tambien existen grupos que se consideran herejes; por ejemplo los suníes creen que lo son, los wahabíes, los jariyíes ismaelitas y los alauitas entre otros.